Suelos naturales: estudian una nueva opción para viviendas sustentable

Ξ La tecnología y la conciencia ambiental están dando novedades constantemente en lo que respecta a nuevas opciones de construcción. Es así como investigadores de la Universidad de Bath, en Inglaterra, estudian la posibilidad de la geopolimerización de los suelos naturales.

Los investigadores británicos está investigando el potencial de uso del suelo alterado químicamente, conocido como suelo estabilizado con geopolímero, como una solución viable para la construcción de viviendas en áreas de escasos recursos. Este proceso implica agregar al suelo productos químicos alcalinos, similares a los que se encuentran en los productos de limpieza del hogar.

“La ventaja de los geopolímeros reside en que los ingredientes no necesitan ser calentados a altas temperaturas para reaccionar…”

Al agregar estos químicos, la arcilla presente en el suelo se transforma en un geopolímero, una especie de pegamento similar al cemento, que une de forma química el material. La ventaja de los geopolímeros reside en que los ingredientes no necesitan ser calentados a altas temperaturas para reaccionar, ya que se pueden cocer a 80 °C. En cambio, el cemento y los ladrillos usualmente requieren más de 1000 °C, lo que hace que los geopolímeros sean potencialmente más eficientes en energía para producir.

Sin embargo, aunque los materiales del suelo estabilizados por geopolímeros tienen un gran potencial para la construcción, la presencia de un gran número de composiciones de suelo diferentes alrededor del mundo dificulta la tarea de desarrollar esta alternativa.

También te puede interesar: “Ladrillos ecológicos de suelo cemento”

Alastair Marsh, especialista del Departamento de Arquitectura e Ingeniería Civil de la Universidad de Bath, sostuvo que se encuentran realizando pruebas químicas y físicas a diferentes tipos de suelos para comprender qué sucede cuando sufren una reacción de geopolimerización. “Los materiales de construcción como el ladrillo cocido y el concreto tienen un alto costo ambiental, y la producción de cemento por sí sola representa de 5 a 10 % de las emisiones globales de gases de efecto invernadero”, resaltó.

Finalmente, explicó: “Usando esta tecnología, una casa familiar típica podría construirse utilizando aproximadamente 10 toneladas de tierra y agregando un 5 o 10 % de hidróxido de sodio, un químico similar a los que se encuentran en los productos de limpieza del hogar, para geopolimerizar el suelo”.

Dejar un comentario