Técnicas para aislar los ruidos de tu casa

Ξ Existen distintos procedimientos que permiten tener un hogar pacífico y silencioso. Te contamos algunas de las técnicas más utilizadas

El confort de un hogar depende de muchos factores: todos los sentidos juegan un papel importante para crear un ambiente agradable. El ruido, por supuesto, es una de las cuestiones que más pueden interrumpir la paz tan ansiada. El aislamiento acústico es fundamental en cualquier casa tanto para resguardarnos de sonidos externos como para evitar que los ruidos que nosotros mismos hacemos puedan molestar a los vecinos.

Técnicas para aislar los ruidos de tu casa

El aislamiento acústico consiste en la aplicación de un conjunto de materiales, técnicas y tecnologías desarrolladas para bloquear o atenuar el nivel sonoro en un determinado espacio. Este puede ser aplicado sobre las paredes o sobre las ventanas (doble acristalamiento acústico). Te contamos algunas de las técnicas más recomendadas:

  • Técnica multicapa: Esta técnica consiste en colocar varias capas alternadas de material absorbente y material aislante del sonido, pegadas sobre la pared a insonorizar. Está creada específicamente para el aislamiento acústico y se consiguen excelentes resultados perdiendo solo 5 centímetros de grosor en la habitación.
  • Celulosa: La celulosa o lana de roca es un material ecológico utilizado en la construcción como aislante térmico y acústico. Está hecho de papel reciclado y cartón, con la adición de hidróxido de aluminio. Es uno de los mejores aislamientos acústicos ya que sella todas las cavidades en las que se aplica, lo que bloquea completamente el paso del aire.

También te puede interesar: “Pérgolas bioclimáticas: 365 días al aire libre”

  • Manta de fibra de vidrio: La lana de vidrio es un material aislante térmico y acústico que se fabrica fundiendo arena a altas temperaturas mediante un proceso de fibrado. Es muy usado como aislante térmico y acústico para techos, muros y pisos. Es 100 % reciclable, no contamina y una de sus ventajas más relevantes es que no es inflamable.
  • Corcho: Este aislamiento, una vez instalado, requiere de muy poco mantenimiento. Se comercializa en losetas, planchas y rollos, y se le puede dar también un uso decorativo. Su baja conductividad térmica y su resistencia a la humedad lo convierten en una buena opción para revestir paredes y suelos.
  • Cemento de ladrillo: Los expertos dicen que una capa de cemento de aproximadamente un centímetro de grosor es el mejor aislamiento acústico, aunque la obra resulte más complicada.

Dejar un comentario