Construcción en madera: avanza la utilización del sistema BME

En el año 2006, el cordobés Julio Nespeca ideó un sistema de construcción que consistía en el uso de bloques de madera encastrados. Un año después, en la localidad de Manzano Amargo (Neuquén), se levantó la primera vivienda con este sistema, que es apto para regiones con nieve y fuertes vientos.

En la actualidad, estos ladrillos de madera son usados cada vez con más frecuencia en las construcciones argentinas. Este sistema se conoce como BME: Bloque de Madera Encastrado. Estos bloques son fabricados con madera de forestación de pino, lo que garantiza una aislación térmica, ya que esa es una característica propia de la madera.

Los bloques son de madera maciza y tienen una medida de 3×5 pulgadas, por 40 cm de largo. Tienen ranuras por donde pasan tabiques que permiten el ensamble perfecto tanto en altura como hacia los costados. Cada ladrillo es clavado con la hilera inferior, lo que otorga resistencia a la composición del muro. Las juntas son terminadas con un sellador especialmente desarrollado. Finalmente, la vivienda se afirma por medio de brocas metálicas, que atraviesan el bloque y se sujetan directamente a la platea de hormigón.

“…el BME tiene la capacidad de fusionar lo mejor de la construcción tradicional con el concepto de vivienda sustentable y eficiencia energética”

Las edificaciones realizadas con el sistema BME ofrecen muros robustos, térmicos y acústicos. Son antisísmicas, no condensan la humedad, son durables, de fácil mantenimiento y con excelentes terminaciones. Además, el BME tiene la capacidad de fusionar lo mejor de la construcción tradicional con el concepto de vivienda sustentable y eficiencia energética. En este sentido, las construcciones con ladrillos de madera cumplen con las siguientes cualidades ecológicas:

  • Se emplean maderas de bosques renovables de pino ponderosa.
  • Utiliza 7 veces menos energía para calefaccionar o para refrigerar los ambientes.
  • Se usa 80 veces menos energía en el proceso de elaboración de los bloques que la empleada para realizar un ladrillo cerámico.
  • Ofrece un importante ahorro de combustible en su traslado, debido a la densidad de los bloques (cuatro veces menor que la de un ladrillo cerámico).

Una solución sostenible y eficiente para seguir avanzando en la construcción del futuro.

Dejar un comentario