PÉRGOLAS MODERNAS PARA REFUGIARNOS DEL CALOR

Las pérgolas conjugan dos propiedades fundamentales en lo que a construcción se refiere: son útiles y estéticas al mismo tiempo. Durante las épocas de calor –cuando el tiempo al aire libre es el bien más preciado y las inclemencias del clima, la amenaza más temida–, brindan refugio del sol y de la lluvia, a la vez que sirven para delimitar un espacio con mucho estilo.

La construcción ha evolucionado

Hoy las pérgolas modernas se realizan en una gran variedad de materiales. Al aluminio, el hierro forjado, el acero y la madera, se le suma una nueva alternativa: el vidrio. Cualquiera sea la opción elegida, es importante contar con el asesoramiento de especialistas para tomar las medidas que prevean los daños provocado por la intemperie y maximicen su vida útil.

Pérgolas modernas

Las pérgolas modernas tienden hacia un estilo contemporáneo, en el que la tecnología cumple un papel muy importante. Estructuras en metal forradas de vidrio templado y pérgolas bioclimáticas, diseñadas para regular la intensidad de luz natural, son dos de las últimas alternativas que se están utilizando.

El vidrio brinda la posibilidad de dejar pasar totalmente la luz, lo cual es una ventaja para aprovechar la claridad del sol en los días oscuros o fríos. A su vez, se suelen incorporar toldos que se despliegan en los días más calurosos del año para disfrutar del reparo de la sombra. En este sentido, la tecnología se convierte en aliada: los techos móviles con automatización –basados en estructuras metálicas y forrados en materiales que permiten plegarlos y desplegarlos fácilmente– son una gran alternativa.

Sin embargo, hay quienes consideran el vidrio algo frío a pesar de su elegancia indiscutible. Por eso, las pérgolas de estructuras modernas en madera maciza siguen estando de moda, ya que combinan la calidez y la distinción de ese material noble.

Finalmente, una opción que conjuga tecnología y conciencia ambiental es la que brindan las pérgolas bioclimáticas, que permiten regular el paso de luz natural y aprovecharla al máximo.

La decisión, como siempre, es tuya: ¿te sumás a las tendencias en pérgolas modernas o elegís una opción más clásica?

Dejar un comentario