Pasos para crear un jardín de piedras

A la hora de diseñar nuestro jardín, las opciones son muchísimas. Lo importante es elegir aquella que más se adapta a nuestro estilo y con la que podamos crear un espacio para despejarnos en nuestro propio pedacito de naturaleza. En este sentido, el jardín de piedras es una alternativa muy utilizada que sale de lo tradicional.

Un jardín de piedras, desde luego, está compuesto principalmente por rocas y piedras en diferentes tamaños y formas. Puede estar acompañado, a su vez, de otros elementos, como flores, arbustos, árboles, fuentes de agua y objetos decorativos. En paisajismo, a este tipo de jardín se lo conoce como rocalla.

Las ventajas de tener un jardín de piedras son muchas:

· Son de fácil mantenimiento

· Son económicos

· Se pueden adaptar a todos los espacios, cualquier sea su tamaño

· Lucen hermosos tanto en interior como en exterior

· Se adaptan a todos los estilos

· Son aptos para todo tipo de clima

· Tienen una larga durabilidad

También te puede interesar: “Fuentes y cascadas para un jardín increíble”

Para crear tu propio jardín de piedras, podés contratar a un profesional ¡o poner manos a la obra y hacerlo vos mismo! Te dejamos algunos pasos para que tomes como guía si querés embarcarte en la aventura.

1. Prepará el área, limpiándola y asegurándote de que tenga un buen drenaje, para que no se produzca hundimiento o encharcamiento.

2. Ará la tierra y colocá una base de arena suave.

3. Empezá a colocar las rocas. Comenzá con las de tamaño grande y jugá con las alturas. Procurá que se vean asimétricas y enterralas un poco para que se vean lo más natural posible. Recordá dejar las piedras algo separadas para que las plantas puedan desarrollarse sin ningún problema.

4. Colocá las plantas entre las piedras, junto con un poco de tierra para cubrir bien sus raíces.

A veces, solo necesitamos un poco de inspiración para encontrar justo lo que estamos buscando. ¡Esperamos haberte ayudado!

Dejar un comentario