Oficinas sustentables: las ventajas de volverse “verde”

En los últimos años, las organizaciones han comenzado a adoptar políticas sustentables a raíz de los beneficios que estas acarrean.

Cada vez más, las empresas están adoptando prácticas sustentables por los beneficios que implican: reducción de costos, mayor eficiencia energética, atracción y retención de personal, y mejoras en la productividad, la reputación y los servicios prestados.

Es por este motivo que, en los últimos años, muchos edificios de oficinas buscan obtener certificaciones de sustentabilidad. La principal –y la más reconocida a nivel mundial– es la certificación LEED (Leadership in Energy & Environmental Design), desarrollada en los Estados Unidos por el U. S. Green Building Council.

También te puede interesar: “Certificación LEED en Argentina” – de Green Group.



Adoptar una estrategia “verde” puede aportar grandes ventajas a las organizaciones: obtienen un importante ahorro en los costos de operación y funcionamiento, mejoran su posicionamiento dentro del mercado y crean una buena reputación al mismo tiempo que favorecen el cuidado del medioambiente. Se estima que los edificios de oficinas con la certificación LEED logran reducir de 12 % a 20 % el consumo de energía, de 20 % a 40 % el consumo de agua, y de 10 % a 30 % los costos operativos.

Controlar los gastos energéticos

Para controlar el gasto energético en edificios de oficinas, existen distintas acciones simples que se pueden llevar adelante. Por ejemplo, elegir una buena orientación, proteger las ventanas, usar vidrios dobles, evitar las infiltraciones a través de puertas y ventanas, y privilegiar la ventilación e iluminación naturales de los locales. La domótica, por su parte, permite hacer un uso eficiente de los recursos energéticos.

oficinas sustentables

Existe otro aspecto que impacta directamente sobre la sustentabilidad de los espacios de trabajo: la estrategia de diseño. Las nuevas tendencias apuntan a la oficina abierta (Open Office), ya que este tipo de espacio favorece el aprovechamiento de la luz natural, que no es obstaculizada por oficinas cerradas. Esto repercute en un importante ahorro en iluminación artificial y un bajo consumo en el uso de equipos de refrigeración y calefacción.

Asimismo, la adopción de políticas de digitalización, el uso de la nube y la reducción del uso de papel (cultura paperless) son claves en este proceso. Este tipo de políticas ayudan a liberar muchos de los metros cuadrados que se destinan a archivos y bodegas con la consecuente disminución de producción de residuos.

Dejar un comentario