La construcción se prepara para una caída en las licitaciones públicas

En el marco actual de escalada del dólar, el Gobierno de Mauricio Macri anunció una serie de medidas que llevará adelante para reducir la meta de déficit fiscal para este año. En este sentido, el sector de la construcción se verá directamente afectado por una de ellas: una disminución de 30 millones de pesos para infraestructura. “Nos duele tocar el presupuesto de la obra pública, pero entendemos en este contexto que necesitamos acelerar el camino hacia la convergencia fiscal en medio de intentos populistas de la oposición”, dijo el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne.

El recorte representa la mitad de lo que el Gobierno preveía gastar en inversión real directa (IRD) en todo 2018. Por lo tanto, ese ahorro del gasto público significará menos obra pública y se reflejará en la actividad si no se cubre con los planes del programa Participación Público Privada (PPP), que entrará en juego en seis meses.

Según el informe del Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción (ISAC), acumula en el año una suba del 14,3 %.

En la última medición dada a conocer por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), la actividad de la construcción creció un 8,3 % en marzo pasado, en forma interanual, por lo que registraba 13 meses de alza. Según el informe del Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción (ISAC), acumula en el año una suba del 14,3 %. El indicador mostró una fuerte desaceleración tras el registro del 16,6 % de febrero y alzas consecutivas en los últimos doce meses por encima de los dos dígitos.

Para este año, el sector de la construcción tenía prevista una proyección de crecimiento de entre el 6 % y el 8 %, traccionada por la obra pública y privada, y con la expectativa de que tome más impulso con los préstamos hipotecarios orientados a la clase media. Sin embargo, el anuncio oficial se suma al aumento de las tasas de los créditos, dispuesto por el Banco Central, que derivará en un incremento de las cuotas, lo que augura un panorama poco alentador para la industria.

Dejar un comentario