¿Cómo invertir en ladrillos sin riesgo?

Como consecuencia de las drásticas modificaciones que se han producido en materia de créditos hipotecarios UVA en las distintas entidades financieras en que se los ofrecen, hoy queremos presentarles una alternativa atractiva que vuelve a estar en boca de los inversores: los fideicomisos.

El escenario es el siguiente: los créditos hipotecarios a 30 años, actualizados por el índice UVA, pasaron de sus tasas iniciales de 3,5 % y 4,5 % –como las que ofrecía el Banco de la Nación Argentina, que lideró ampliamente en la colocación de estos productos– a las tasas actuales de 6,5 %, para clientes con cuenta haberes o monotributo autónomos que adhieran a un paquete de servicios, y 8 %, para la cartera abierta.

Este cambio de tasa y la fluctuación diaria que ha tenido el índice UVA está haciendo dudar a muchos argentinos sobre si realmente esta es una buena opción a la hora de elegir este tipo de financiación para comprar una vivienda. Como propuesta alternativa y mejoradora encontramos lo que se conoce en la jerga del rubro inmobiliario como inversiones o compras “en boca de pozo”, pero que ahora adoptan una figura llamada fideicomiso, que proporciona una mayor seguridad tanto al inversor como a la empresa desarrolladora de estos proyectos.

Tuvimos el agrado de entrevistar a Darío Sacca y Martin Olivera, ambos empresarios del rubro de la construcción, quien nos comentaron acerca de las nuevas propuestas para invertir en propiedad horizontal.

Una propuesta diferente

El rubro de la construcción ofrece múltiples posibilidades y, muchas veces, es difícil discernir cuál es la mejor para nuestros objetivos particulares. En este sentido, el fideicomiso emerge como una alternativa ideal tanto para aquellos que desean adquirir una vivienda como para quienes tienen la intención de realizar una inversión, ya sea para arrendar o para su venta posterior. El plan es sencillo y transparente: un proyecto a corto plazo, con una ganancia de entre un 40 y un 50 %, y con la tranquilidad de que todo esté resuelto.

“La propuesta con los fideicomisos es muy simple. Tal vez la gente piensa que, para armar un fideicomiso, es necesario hacer un edificio de muchos departamentos, y eso no es así: lo ideal hoy en día es armar un proyecto de construcción –por ejemplo, de 4 o 6 unidades funcionales– en propiedad horizontal (PH). La intención del proyecto es juntar inversores para cada uno de los departamentos. Luego se establece un fideicomiso, en el cual los inversores se convierten en fiduciantes. La empresa constructora entra como fiduciaria para habilitar la obra, y se procede a la construcción de los departamentos. Lo primero que se afecta es el lote, que pasa a estar dentro del fideicomiso, y luego se van sumando los inversores de acuerdo a una serie de pautas comerciales que se determinan para el proyecto a ejecutar”, nos explica Darío Sacca de Alpha Emprendimientos Inmobiliarios.

Proyectos Llave en mano

La modalidad con la que se trabaja en este tipo de proyectos es denominada “llave en mano”.  De esta forma, la empresa constructora se encarga de todos los pormenores de la obra, con lo que se busca liberar al inversor de toda responsabilidad, tanto a nivel administrativo como operativo. Nos comenta Sacca: “En Alpha Emprendimientos Inmobiliarios tenemos todo: un equipo de arquitectos, diseñadores, ingenieros y constructores encargados de la obra civil, y el departamento de legales con abogados contadores y escribanos. Este último es el encargado de armar el fideicomiso; una vez que tenemos listo eso, administramos la obra y la construimos”.

invertir en ladrillos sin riesgo

Los beneficios de apostar por un proyecto llave en mano son varios: mayor velocidad, decisión centralizada y cero riesgos. El proceso es simple y claro. Los inversores aportan una entrega inicial de dinero –de aproximadamente un 40 % del total– y el resto de las cuotas se va cancelando de acuerdo al avance de la obra. El tiempo total ronda entre los 14 y los 16 meses. “La gente lo único que tiene que hacer es abonar la cuota al fideicomiso en la escribanía y, de ahí en más, ese aporte se va trasladando a la obra en sí. Casi siempre se termina de realizar el aporte uno o dos meses antes del final de la obra, porque se trabaja con el dinero que se va aportando”, señala Darío Sacca.

Una vez terminada la construcción, se realiza el régimen de propiedad horizontal con agrimensores y se escritura a nombre de cada uno de los inversores, o de quien ellos dispongan. En caso de que el inversor quiera vender ese departamento antes de escriturarlo, se hace una sesión directa en el fideicomiso y el comprador lo escritura a su nombre.

Ventajas sobre otras propuestas

Como decíamos, actualmente quienes tienen la intención de adquirir una vivienda suelen inclinarse por un crédito inmobiliario para financiar esa compra. En este contexto, el fideicomiso se presenta como una opción más adecuada a esa necesidad. Nos explica Sacca: “Primero, tenés un 40 o un 50 % menos del valor de la propiedad que estás pagando. Segundo, lo tenés financiado en un año o en 14 meses, en pesos y en cuotas fijas. Es un valor fijo que se le otorga al departamento, con entrega inicial de un 40 % para adquirir el lote y los materiales de construcción básicos, y así poder ganarle a la inflación”.

Frente a la compra de departamentos en pozo, el fideicomiso también lleva las de ganar: “Es diferente a otras propuestas que hay. La mayoría de las propuestas te venden un departamento en pozo con un boleto de compra-venta. Es decir, no te están vendiendo nada porque no está escriturado. Acá es distinto. Vos sos parte del fideicomiso y el lote lo adquiere el fideicomiso del que vos sos fiduciante: es decir, sos el dueño. Esa es la seguridad que se les da a todos”, concluye Sacca.

De esta manera, los fideicomisos para adquirir PH llave en mano se convierten en una alternativa accesible que brinda una gran cantidad de ventajas, sin riesgos. Si querés conocer más sobre la propuesta en la zona de Cuyo, podés ponerte en contacto con Alpha Emprendimientos Inmobiliarios, desde donde podrán asesorarte.

Dejar un comentario