Galerías: entre el interior y el exterior

Las galerías son la intersección entre el interior de la casa y el jardín. De esta forma, permiten disfrutar de la belleza del aire libre a la vez que extienden el espacio interno de la vivienda. Son un lugar intermedio: allí, no estamos del todo afuera ni del todo adentro de la casa.

En general, la arquitectura y la decoración proyectan a las galerías como un pedacito más del living, ya que se opta por diseños que apuestan al estilo y al confort, para convertirlas en el espacio de transición entre el interior y el exterior, sobre todo en épocas cálidas. Por otro lado son ideales para realizar comidas a la sombra o simplemente relajarnos.

Además de su valor agregado en cuanto a la comodidad, las galerías protegen la casa del exceso de sol durante los días más calurosos del año. Por este motivo, estas estructuras exteriores deben ser resistentes, duraderas, versátiles y adaptables al estilo arquitectónico de la vivienda.

Materiales

Las opciones son muchas: metal, chapas, tejas y policarbonato son algunas de ellas. Los diseños más modernos emplean pilares y vigas metálicas (acero, aluminio) con cubiertas de policarbonato, chapas plásticas antigranizo (que permiten el paso de una luz tenue) o chapas pintadas. Para los más clásicos, las estructuras de madera con techos de tejas francesas o chapa siempre son una alternativa ganadora.

Decoración

Para lograr la idea de continuidad entre ambos espacios, el mobiliario y la decoración tienen que ser consonantes. Mesas mellizas, disposición de los sillones en espejo y elementos decorativos en la misma línea son algunos de los recursos a los que podemos recurrir para conseguir ese efecto.

También te puede interesar: “Pérgolas modernas para refugiarnos del calor”

Sin duda alguna, las galerías, como nexo entre el adentro y el afuera, deben llevar la impronta de quienes habitan la casa y combinar la frescura del jardín con la calidez del interior. ¿Qué esperas para proyectar este espacio mágico en tu hogar?

Dejar un comentario