Ducha vs. bañera

Ξ Te contamos los pros y los contras de instalar una ducha o una bañera en tu casa.

Si estás por construir o reformar tu baño, la decisión más importante que vas a tener que tomar seguro será la siguiente: ¿bañera o ducha? Ambas alternativas tienen características a favor y en contra, por lo que será fundamental que consideres algunos aspectos antes de optar por una de las dos. Te contamos cuáles son los puntos más relevantes que deberás evaluar.

Ducha vs. bañera

Espacio: En líneas generales, podemos decir que las bañeras requieren de más espacio. La función principal de una bañera es darse un baño acostado y relajado, y eso nos da una pauta del tamaño mínimo que deberá tener. Las duchas, por su parte, si bien pueden ser amplias, no requieren necesariamente un gran espacio por el motivo contrario: allí estamos de pie. Los baños con duchas suelen parecer más amplios que los baños con bañera, por lo tanto, si los metros no te sobran, tal vez deberías inclinarte por una ducha.

También te puede interesar: “Duchas al ras del suelo para todos los gustos”

Estética: En este campo, ganan mayormente las bañeras. Son más elegantes y adornan mejor un espacio, en especial determinados modelos. Sin embargo, hoy hay opciones de ducha que también resaltan por su belleza, como las duchas de obra construidas a medida y a gusto del cliente.

Ducha vs. bañera

Funcionalidad: En el ámbito de la funcionalidad, la ducha gana por goleada. La accesibilidad de los platos de ducha es mejor si contamos con personas mayores en casa. Hay, incluso, duchas al nivel del piso. Además, son mucho más sencillas de limpiar ya que podemos meternos adentro sin problema. Las bañeras, por su parte, quizás sean menos funcionales. No obstante, si hay niños en la casa, tal vez sea una mejor opción, ya que ellos disfrutarán mucho más del baño.

Ducha vs. bañera

Precio: En general, las bañeras suelen ser más caras que las duchas. Los receptáculos de ducha son más económicos que las bañeras, pero hay que tener en cuenta que, a la hora de instalar una ducha, también hay que pensar en mamparas. Finalmente, también hay que considerar que, en el día a día, llenar una bañera siempre conlleva un gasto mayor de agua que se notará en tu factura.

Ya tenés todos los puntos por considerar. Ahora, ¡la decisión es tuya!

Dejar un comentario