Cemento alisado: todas las ventajas en un solo piso

Si nunca pensaste en esta opción para tus pisos, te contamos por qué tenés que tener en cuenta el cemento alisado.

Elegir un piso no es tarea fácil y renovarlo a través de una obra, mucho menos. Por eso es importante tomar una decisión acertada, con la que nos sintamos cómodos y que sea duradera. El cemento alisado es una alternativa económica y versátil que va bien con muchos estilos.

En los últimos años, el cemento alisado se fue adoptando en pisos cada vez con más frecuencia, ya que brinda una apariencia sofisticada a cualquier ambiente de la casa y refleja un estilo a la vez despojado y elegante. Es usado especialmente en cocinas, livings y baños.



El cemento alisado es una carpeta hecha de hormigón que se coloca sobre el contrapiso y se deja fraguar en obra. Está compuesto por cemento, piedra partida, arena y agua. Esta mezcla se aplica y se alisa en forma manual o mecánica. Además, da lugar a la creatividad, ya que se le puede dar color y texturas.

cemento alisado

Este es un revestimiento económico y fácil de realizar, y –como decíamos– se puede decorar con colores, incrustaciones de otros materiales, guardas y texturas. Se aconseja que este tipo de piso tenga un espesor de al menos 5 cm y que se distribuya en paños de no más de 6 metros cuadrados, lo que evita la formación de rajaduras e imperfecciones. Entre cada paño se debe dejar una junta de dilatación que puede ser de madera, cerámica, metal o algún otro material.

Estas son algunas de las principales ventajas de los pisos de cemento alisado:

  • Económicos.
  • Luminosos y brillantes, dado que su superficie refleja muy bien la luz natural de las habitaciones.
  • Altamente resistentes, tanto al uso prolongado como a las variantes climáticas.
  • Antideslizantes.

Como vemos, las ventajas de realizar un piso de cemento alisado son muchas, pero su bajo costo, su practicidad y su versatilidad son, sin dudas, las más importantes.

Dejar un comentario